Buscar
  • Casa Negra

The tango lesson: ¿El cine a través del arte o el arte a través del cine?

Por Ayax Byron.


Introducción


Apelando a la oscura y macabra naturaleza del ser humano, particularmente a la naturaleza del crítico, del escritor de cine y el sublime narcisismo con el que en cierto porcentaje embarga su ser; le resulta simple obviar que su conocimiento es perteneciente al vulgo entero y manifiesta sus conclusiones dando pauta al narcisismo que como jeringa previo a sus ejecución derrama con delicadeza un poco del antídoto que tiene en su interior.


Así escribo este texto, ya que así percibo la argumentación y crítica del film The tango lesson (1997) de la británica Sally Potter, película de la cual versará el texto mismo.


Como cuidador cinematográfico podría mencionar las potencias de las artes que se muestran en el séptimo arte, así mismo motivando lo expuesto en el primer párrafo; “Narcisismo Sublime” (1) que emana del crítico cinematográfico; es necesario mencionar que la definición anterior la aprendí del sublime crítico de cine Jorge Ayala Blanco en una charla que atestigüe en la Filmoteca de la UNAM.


Se expone todo lo anterior justamente a manera de introducción para generarle al lector que el presente texto debe apreciarse desde la óptica del narcisismo sublime de la cineasta Sally Potter y en consecuencia del narcisismo sublime de su amigo y autor de este lisérgico viaje Ayax Byron.


El cine se alimenta de diversas artes, tiene un poder tan grande que las absorbe, creando todo un mundo artístico con fracciones o enteros de otras artes. Gestando una ambivalencia donde la dependencia se torna confuso, sin saber si el cine nace a partir de involucrar otras artes u otras artes tienen identidad por medio del cine, al hacerlas cine.

Por ello la complejidad y la no complejidad del largometraje The tango lesson (1997); una obra que cuenta una historia de amor cuenta el proceso creativo cinematográfico, cuenta la diversidad cultural e incluso físico y genético, cuenta las intuiciones que se desatan en la relaciones interpersonales a propósito de los egos exacerbados.


Todo lo anterior y más, se expone melodiosamente a ritmo de tango donde el espectador se deja abrazar por una pareja ficticia que baila, besa, ama, llora, respira y se apasiona por el arte de la vida, endulzado por el arte de los humanos que con la ambivalencia aludida se desconoce cuál sea perteneciente a lo real o a lo imaginario, apelando a la oscura y macabra naturaleza del ser humano, particularmente a la naturaleza del crítico, del escritor de cine y el sublime narcisismo con el que en cierto porcentaje embarga su ser y que de igual forma carece de la verdad absoluta entre lo que es verdad o mentira.

Clase tras clase


El film se va construyendo con una secuencia de capítulos donde la cineasta Potter le va dando categoría de clases, empero, la crítica que genera al ir contando la historia paso a paso, clase tras clase, pero no precisamente proyectando la clase de tango o las lecciones del arte; sino se puntualiza que la clase te la imparte la vida, por ello el capitulado cuenta todo lo que le sucede a Sally alrededor de su ambición y gusto de aprender ese seductor baile.


He aquí la crítica de Potter, acerca del aprendizaje, en un mundo donde se cree que el conocimiento se debe adquirir con una formalidad académica e inmortalizar en un papel que certifique dicho aprendizaje adquirido, en el film se aprecia que la vida episodio ras episodio, lección tras lección, clase tras clase, genera un aprendizaje mismo que ni con el mejor maestro se pueda generar.


Donde la vida te inspira a aprender, te seduce a vivirla a pesar de los pesares, a pesar del sufrimiento inminente que implica vivir la vida, un respiro al pensamiento schopenhaueriano (2). He invita a conversar personalmente entre el ser y la vida, entre el artista y la vida.


Sutil crítica a un todo cinematográfico


Sally Potter, la encargada de dirigir el largometraje The tango lesson actúa dentro de este filme, como una cineasta que se encuentra en proceso de escritura de un guion, a la par se ve fuertemente atraída por el arte del baile, el tango.


Entre el tango y su guion, la mente de la cineasta se nubla sin poder concretar el argumento de la película que quiere realizar, el espectador es testigo de las imágenes; de cómo quiere que se vea la película, en estas escenas que corren en la mente de Sally, se aprecian tres mujeres, modelos que son dirigidas por un hombre que no tiene piernas, este al enfocarlas con su cámara para fotografiarlas y disparar la cámara, desata que una u otra modela muera instantáneamente en el acto; algo así como si la cámara fuera un arma y jalara del gatillo.


El guion de Sally es apreciado por unos productores, sin embargo; con el afán de realizar un film más comercial, le piden a la cineasta haga algunos ajustes en la historia, mismos que no le agradan mucho a la realizadora haciendo que desista del proyecto y decida no rodar.


El film se va haciendo maduro y el espectador se encuentra con la idea de hacer una película que va a partir del tango para contar la historia entre una cineasta británica, un bailarín de tango argentino y las peripecias, dolencias, alegrías y demás cosas que aquejan su vida en medio de su quehacer artístico.


Aquí es donde la mente del espectador es vertida al mero estilo culinario en una licuadora con todo lo anteriormente expuesto y da como resultado la intuición de generar la idea: Sutil crítica a un todo cinematográfico.

Autor, virtuosidad mediante una mirada amplia.


Sutil crítica a un todo cinematográfico, así es, partiendo de la virtuosidad de Sally Potter mediante una perspectiva lato sensu de su pensamiento cinematográfico.

La autora logra integrar arte, vida y cine de manera grácil, realizando crítica hacia el cine comercial y sus lineamientos, referencia hacia los amores que se viven a través del cine suministrándolo lentamente, intravenoso, exquisito entre diversas artes: cine, fotografía, música, danza, pintura.


Con esa misma virtuosidad queda la pregunta, acerca del film de Potter ¿El cine se presenta a través del arte o el arte a través del cine?; ya que apreciamos cine por medio de cómo los protagonistas viven el tango, viven el tango con pasión que parece ser que esa pasión del arte lo trasladan a sus vidas, la vida la aceleran a la velocidad y cadencia que les produce el baile, la música que acompaña y con las diversas ópticas con las que ven la vida los protagonistas hacen que la respuesta a nuestra pregunta individual se ambivalente según la óptica del artista, del crítico, de lector, del individuo.


Conclusión


El filme es voraz, tremendo en su apreciación, tiene giros realmente inesperados de forma y fondo en su exposición y va dejando esquirlas derramadas en la psiquis del cuidador ha manera de incógnitas donde el degustar y el saborear es lento y apasionado como el tango, donde el arte está intrínseco en cada movimiento, en cada acercamiento, pareciese que el film es justo eso; un baile de tango, donde el acercamiento de los cuerpos es un arte, ya que los labios se entibian, las manos navegan en el océano que es la corporalidad, el pensamiento excitado con la música, el baile y el cine que representan un conocimiento para afrontar la realidad, remar en contra corriente frente a prejuicios, formas, maneras y sistemas.


Todo lo anterior dentro y fuera del narcisismo sublime que pertenece en determinado porcentaje a aquellos que de alguna manera se dedican al arte. Al arte del cine, la danza, la música o la vida, justo así como lo expone Potter en The tango lesson (1997).


(1) Jorge Ayala Blanco Escritor y crítico cinematográfico. Charla en la filmoteca de la UNAM; en el marco del Concurso Fósforo, Enero 2019.

(2) Arthur Schopenhauer,1788-1860, “Toda la vida es sufrimiento, todo goce es aparente. Lo único que triunfará es el sufrimiento”


39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo