Buscar
  • Casa Negra

Lo absurdo de la vida laboral: Almacenados (2015) de Jack Zagha Kababie

Por: Jetsael Villegas Mendoza


Nin es un adolescente que toma el metro para llegar a las afueras de la Ciudad de México, donde se encuentra el almacén en el cual comenzará a trabajar. El señor Lino, su jefe, necesita enseñarle el oficio antes del viernes, día de su jubilación. Mientras esperan un cargamento de mástiles que parece nunca llegar, sus diferencias mediadas por la brecha generacional entre ellos y sus perspectivas sobre el trabajo irán surgiendo a través de conversaciones cuyo propósito es matar el tiempo porque, después de todo, es la única actividad posible en el absurdo de su vida laboral.


Almacenados (2015) es la tercera película del director mexicano Jack Zagha Kababie, en la cual retrata el absurdo de un sistema laboral -a través de un reloj que no funciona, un teléfono que no suena, unos mástiles que nunca llegan y unas libretas que nadie revisa-, cuyos sinsentidos dan sentido a la vida de los trabajadores.


Lino es un anciano obsesionado con las reglas del trabajo; para Nin, muchas de esas normas son inútiles e innecesarias; Nin tiene muchas preguntas, Lino no se cuestiona nada porque ha asimilado su rol; Nin busca saber si cuenta con oportunidades de crecimiento en la empresa Salvaleón, Astas y Mástiles S.A de C.V., la segunda más importante en su ramo a nivel internacional, Lino se asume como un engranaje importante en el funcionamiento del sistema; Nim aceptó el trabajo al no encontrar uno mejor, Lino no quiere dejarlo al saberse inútil sin él.



Esas diferencias son irrelevantes; ninguno de los dos se beneficia por ese sistema laboral: al novato lo piensa absorber y al veterano lo absorbió hace mucho tiempo, al menos así lo plantea el guion del español David Desola, quien es habilidoso al momento de contar historias con pocos personajes y locaciones el El Hoyo (2019) es de su autoría para hablar de los grandes vicios de la sociedad.


El almacén es importante porque se convierte en el espacio de convivencia entre ambos personajes, quienes no siempre están de acuerdo, pero aprenden el uno del otro. La presencia de algunos elementos muy peculiares refieren a una estructura rigurosa del trabajo: desde un reloj cuyo alarma suena cada cinco minutos para indicar el paso del tiempo, hasta un grupo de hormigas en constante movimiento a manera de maquinaria perfecta e inagotable. El minimalismo de la película dos personajes, una locación no solamente funciona para hablar de un sistema laboral fallido, sino también sobre cómo se invierte el tiempo cuando esperas: puedes quedarte ahí sentado y conocer al otro, matar a unos inofensivos insectos o simplemente jugarle una broma al presidente de la empresa.


Otro de los grandes atributos de Almacenados es la dirección de fotografía a cargo de Claudio Rocha, quien busca nuevas formas de registrar el mismo espacio, evitando el llamado “campo contra campo” o “teatro filmado”. Esos nuevos visionados del mismo lugar emulan la inquietud de Nim por no caer en la monotonía laboral. Sin embargo, la película pierde su realismo cuando intenta ser una suerte de heist film (película de atracos), en el que inexplicablemente Nim tiene habilidades para las matemáticas y la infiltración.


¿A ustedes ya los absorbió el sistema?

342 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo