Buscar
  • Casa Negra

La temporalidad en Zimna Wojna de Pawel Pawlikowsk

Por Eduardo Carrasco Díaz


Creo que el tiempo es la razón por el que una persona va normalmente al cine: por el tiempo pasado, perdido o aún no vivido. - Andrei Tarkovsky (1)

El tiempo es un concepto que a lo largo de la historia del cine se ha representado de distintas maneras. Recordemos las palabras de Andrei Tarkovsky cuando señalaba que en el acto cinematográfico se puede esculpir el tiempo (2). Es decir, el espectador del celuloide puede ver simbolizado en la pantalla grande el pasado, presente y futuro.


En ese sentido, se puede afirmar que el tiempo en el cine se construye a partir de la mirada (3). Además, la posibilidad temporal del cine hace que el público pueda tener un espacio reflexivo sobre su propio devenir.


Ahora bien, una noción tan compleja como la de tiempo contiene, en sí misma, múltiples posibilidades para la creación artística, ya que son diversas las vetas que se pueden explorar en este rubro. En este texto revisaremos un ejemplo contemporáneo de cómo se puede utilizar el tiempo en un largometraje.


Tiempo cinematográfico, tiempo histórico y tiempo individual.


En la película Zimna Wojna de 2018 de Pawel Pawlikowski (Cold War o Guerra Fría para el público de habla hispana) se observa que la temporalidad aparece como un recurso cinematográfico para narrar la historia de amor entre dos personas. En esta cinta es posible identificar tres usos del tiempo: el estructural, el histórico y el individual (o de los amantes).


En lo que se refiere a la estructura narrativa del filme, este se nos presenta de forma fragmentaria para sugerir la idea de que los seres humanos somos entes que se componen de acontecimientos. Desde esta propuesta nostálgica se marca el ritmo de Zimna Wojna.


En el caso del tiempo histórico, la trama del film se desarrolla entre los años 1949-1964 justo en el periodo político más convulso de Polonia, quien había adoptado el socialismo para convertirse en una nación satélite subordinada a las necesidades de la Unión Soviética. Este largometraje también aborda el aparato ideológico que se creó, por medio del arte, para enaltecer la figura dictatorial de Stalin.



La peculiaridad del tiempo histórico es que subordina a la temporalidad de los amantes. La unión y separación entre Wiktor y Zula —los protagonistas de la película— está determinada por la coyuntura política. Su deseo sobrevive a la censura, a la represión y a la distancia.


En la dinámica dialéctica que se desarrolla a lo largo de Zimna Wojna, podemos afirmar que la antítesis de la temporalidad es lo eterno. Lo eterno aquí es sinónimo de libertad. Desde esa perspectiva, Pawlikowski plantea lo atemporal como conclusión de su largometraje.


Para este director la eternidad es rebeldía porque es la forma en que los amantes pueden negar el tiempo y el contexto histórico que les tocó vivir. Desafortunadamente, la muerte es la única forma humana de transgredir el tiempo, de eludirlo.



En conclusión, Cold War es un largometraje que utiliza el tiempo como herramienta de creación cinematográfica para retratar las diferentes dimensiones temporales que pueden existir en el devenir humano.


(1) Andrei Tarkovsky, Esculpir el tiempo, (México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2009), 72.

(2) Andrei Tarkovsky, “Tiempo impreso,” en Esculpir el tiempo (México: Universidad Nacional Autónoma de México, 2009), 65-91.

(3) ídem.

176 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo