Buscar
  • Casa Negra

Ingmar Bergman y el silencio de Dios

Por Iván Lavín.

"Ahora no vemos a Dios sino como en un espejo, bajo imágenes oscuras: pero entonces le veremos cara a cara. Yo no le conozco ahora sino imperfectamente: mas entonces le conoceré con una visión clara, como Dios me conoce a mí."

- Primera carta de San Pablo a los Corintios 13:4-14:5.


Al principio fue el silencio. En la madrugada se escuchan cantos horribles de pájaros, gritan algo, algún terror, y abrimos los ojos, estamos solos, existimos y no sabemos por qué. Entonces alguien, algún humano, angustiado toma una cámara y entra a las sombras para buscar una luz, algo que pueda ser Dios, pero no hay nadie, sólo una playa rocosa y baldía, un espejo, un rostro pasmado, un sudor frío, un grito, y la luz... ¿Dónde está la luz? En ningún lado, sólo ahí, en un pequeño punto blanco dentro de los ojos humanos, y ahí, tal vez, se revela todo.

"¡Dios calla porque no existe, es terriblemente sencillo!"

- Los comulgantes (1963).

Es ahí que este hombre con su cámara se detiene y contempla el misterio de su existencia, así cae sobre sí mismo, en la trampa de su enigma que no soporta, y aterrado busca sostenerse, entonces este hombre, ingenioso proyeccionista, se salva a sí mismo en la creación de Dios, lo ha creado, lo ha inventado, y se ha olvidado de todo. Ahora busca, exige, reza oír su Voz, ha imaginado una respuesta la cual reclama con toda fe poder escuchar. Pero no hay más que silencios.

“Ojalá pudiera hablar con papá. Está absorto en sí mismo”

- A través del espejo (1961).

En esto radica la tragedia de este hombre; Ingmar Bergman y el infinito silencio de Dios. Un niño que repetidas veces escuchó la promesa de Dios en los sermones rigurosos de su padre. El niño perdido comienza a buscar la voz de Dios, cuando tal vez, lo único que deseaba desde lo más profundo de su corazón; era que su padre le hablase, un gesto de ternura de ese enorme ser que lo trajo a este mundo. Si este amor paternal ha sido negado, tendrá que buscarse entonces en otro lugar, en otra dimensión más perfecta, menos humana; Dios, Dios no tendría porqué ser indiferente con sus hijos, Él nos tiene que escuchar aunque nosotros no lo escuchemos, pues Él es nuestro Padre.


Se emprende entonces la búsqueda de Dios como el suplemento de un afecto vital que no fue encontrado entre los seres humanos, incluso los más cercanos. El individuo espera en Dios el consuelo a este desamparo. También, acaso de manera más genuina, esta búsqueda puede tener raíz en el sentimiento profundo de la ausencia de Algo que no conocemos, tan sólo sabemos que tenemos sed de Ello. Este hombre tiene la sensación de haber caído, una vaga impresión de haber sido expulsado del edén, su intuición le dice que ha perdido cierta armonía, cierta claridad, la cual no recuerda, quizá sólo un vislumbre, siente una nostalgia en su alma que le susurra que fue parte de Algo; pero ahora está perdido, y como un mendigo busca las migajas de Aquello en esta tierra seca, el hambre de este hombre no es saciada porque no quiere alimento humano, desea algo más elevado, algo limpio, sagrado. Aunque también puede ser muy cierto que todo este sentimiento sólo sea un truco de su imaginación, que el hecho de convivir aquí entre estos seres torpes, fastidiosos, insoportables, sea precisamente lo que le incita a escapar hacia una fantasía de perfección ideal a su deseo de paz, luego se convence creyendo románticamente que este estado fue algo divino que le pertenecía, pero que perdió cuando se hizo carne por algún pecado. En concreto, sea cual sea la razón de su añoranza, lo que desea al fin de cuentas es una recompensa que lo aleje de una vez por todos de estos penosos conflictos humanos.

"A veces tengo un anhelo intenso. Anhelo ese momento, en el que se abrirá la puerta y todos se volverán hacia Él. ¿Quién es Él? Nadie me lo ha dicho con seguridad, pero creo que es Dios, el que se nos revelará."

- A través del espejo (1961).

Es demasiado complejo el egoísmo, se esconde bajo las huidas a Dios. Este hombre crea así una guarida bajo un Dios invisible, un refugio personal, un orden privado, con el cual espera alejarse de sus semejantes, pues como ya bien sabe, tratar con ellos es demasiado caótico y doloroso, el ser humano es recóndito, es un laberinto oscuro sin salida, ¡Qué difícil es amar a otro ser humano por la interminable imperfección que es! Es mejor buscar el paraíso imposible en la esperanza de Dios, una abstracción que pueda moldear la realidad a la realidad suprema de la fe, ahí donde todas las preguntas tienen respuestas.


Pero, contrario a toda noble expectativa, el telón que se ha construido para Dios no se sostiene, sin saber porqué las bases se evaporan, por más que se alcen, de nuevo caen, y queda lo de siempre; los mismos seres hostiles, los mismos rostros congelados, los mismos cuerpos enfermos. El acto de Dios no existe, era una estafa, una quimera, en este esperado acto se colocó la última esperanza, y de súbito todo cae, se regresa a la realidad, hay un mareo y todo se oscurece, es como si te aventaran para ahogarte en un vacío, despojándote de tus preciadas fantasías. Ahora tienes que soportarte y encararte a ti mismo tal cual eres, sin ningún intercesor, este es el vértigo de la libertad, los umbrales de la locura.

“Tenía miedo. La puerta se ha abierto, pero el Dios era una araña. Se me ha acercado y he visto su rostro, era horrible y frío... he visto a Dios”

- A través del espejo (1961).

Ante tal vacío insoportable este hombre puede optar por tres realidades para poder seguir viviendo...



Los tres caminos.

El amor. (A través del espejo)

"De mi vacío nació algo que no se puede tocar, ni nombrar. Un amor..."

- A través del espejo (1961).

El ideal de Dios, demasiado alto y alejado, cayó, resultó ser una araña en el suelo. El reflejo de nuestro oscuro interior, nuestra parte más malvada, la más negada, lo más callado y espantoso de nosotros, Dios se nos revela como un espejo de nuestro profundo egoísmo, sentimos el pavor de nosotros mismos, y una vez adentro el hombre puede desmayar. Pero de repente, hay Algo que nos absuelve de la pena de muerte. De las tinieblas Algo surge, sin esperarse, como si dentro de un pantano, de la nada, naciera una flor. Esta flor es el amor, el amor humano a otro ser humano, el amor sublime y el más bajo, el ridículo y el hermoso, toda clase de amor, aquí no se idealiza, se abren los ojos y encuentra la luz al amar, la luz real, tangible, luz humana, y es este sencillo amor la fuerza que puede salvarnos de nuestra oscuridad. Se toma esto como la comprobación de la existencia de Dios;

"El amor es Dios mismo. Al ser revelado esto, el hijo por fin dice: ¡Papá habló conmigo! De la misma manera en que Jesucristo declama sus últimas palabras... Todo está cumplido."

- Consummatum est (Juan, 19: 30).



La Fe. (Los Comulgantes)

"Eloi, Eloi, ¿lema sabactani? [...] ¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado? “Gritó tan fuerte como podía. Creía que su Padre celestial lo había abandonado. Creía que lo que siempre predicó era una mentira. En los momentos antes de morir Cristo dudó. Seguramente ese debió de ser su mayor sufrimiento: El silencio de Dios."

- Los comulgantes (1963).

Alguna vez tuvimos a Dios, como una verdad clarísima, lo sentimos en nuestro corazón, nos llenaba totalmente, poseíamos la sabiduría misteriosa, la valentía del convencimiento, estábamos en estado de gracia, amar y perdonar era fácil, escuchábamos su Voz y siempre sabíamos qué hacer. Pero basta un día para que toda esta dicha nos abandone. Dios ya no está ahí donde siempre estaba, lo buscamos pero no hay rastro de Él, no deja nada, parece como si ni siquiera hubiera estado. La ola de la vida es tan fuerte que trae de regreso toda la confusión y el caos que creíamos haber superado. Ya no está la Voz que habla por nosotros, nuestro Padre nos ha abandonado, ahora somos simples mortales, indefensos, temerosos de la vida. Ahí donde había júbilo; hay frustración, hay donde había tolerancia; hay aversión, ahí donde había calma; hay desesperación. Y es justo aquí donde se pone a prueba la fe del hombre, qué tan fiel es a aquello en lo que había creído y que ahora parece ser mentira. A Dios le gusta jugar con la fe de los hombres, presuntuoso exige de ellos un amor incondicional, Dios no quiere que lo amen por conveniencia, no quiere ser utilizado para el placer o el simple regocijo, Dios desea ser amado más allá de toda recompensa, quiere saber cuánto aguanta el pobre hombre, qué tan fuerte es, qué tan leal es en su amor. La vanidad de Dios puede ser perversa, pone una vara muy alta para el pobre ser humano, y no se regatea, Dios ofrece su bendición sólo a aquellos que han soportado su silencio con la frente en alto a pasar de todas las adversidades. Este hombre tiene que ser lo bastante orgulloso para ambicionar la aceptación de un Dios aun más orgulloso en su exigencia de un amor sufrido y costoso. Entre más sufra el hombre más merece el amor de Dios, y este hombre está dispuesto a ser mártir para llegar a ser aceptado y perdonado por su Padre. Traga saliva, y levanta la cara; Dios podrá abandonarme pero yo no lo abandonare a Él.



La nada. (El silencio)

“Siempre hablas del amor... porque sientes odio”

- El silencio (1963).

Dios ha muerto. Esto ya bien se sabe, tan sólo fue todo una cursilería humana, un anhelo infantil. Decepcionados, si, pero seguimos existiendo, la muerte de Dios ni siquiera nos extingue, el sol y la luna siguen saliendo. Este hombre ha recibido un impacto en su interior y las ilusiones se le han desprendido, vive ahora como un sentenciado a muerte que acepta su destino sin ningún gesto, y en esta resignación hay una transformación; puede ser el regreso a la inocencia animal. Se vuelve a nacer, ahora con menos pretensiones. La realidad se recibe como lo que es, sin preferencias ni prejuicios. El hombre vuelve a tener los ojos del niño, atónito por todo lo que ve, olvida su lenguaje (la palabra es la mentira, lo que callamos es la verdad), y contempla de nuevo el mundo extraño y retorcido, donde todo es enigmático, oscuro y radiante, como en un sueño, el sueño que es la vida, un sueño indescifrable, donde Dios es uno mismo. Se regresa al reino de los sentidos y los instintos, el deseo es el don de la naturaleza, nuestro semen; la luz de nuestra especie, nuestra voz; los quejidos que escapan de nuestro pecho. No hay por qué creer en algo, ni en Dios, ni en el amor; los dos son consuelos inventados, autoengaños, reacciones del miedo. Nuestra sangre caliente, la lujuria de nuestro cuerpo, siempre serán nuestra única realidad, es esa voluntad de nuestra naturaleza donde se encuentra la única libertad alcanzable, no

hay por qué ir más allá de ella, ella es todo. Más allá está el silencio; nuestro primer idioma y nuestra última respuesta, venimos de él, de la nada, y hacia la misma nada vamos, somos un accidente de esta nada. Y esto, lo que somos, tenemos que encararlo, no como lo que desearíamos ser sino como lo que es; la brutal, la explosiva, milagrosa naturaleza que somos.

Sea cual sea el camino, Ingmar Bergman ha hecho ya bastante introduciendo su cámara allá donde muchos no llegan; los confines del ser humano. Es ahí dentro, donde cada espectador puede verse con sus secretos y fantasmas.

Bergman nos avienta al vacío, depende de nosotros la luz o la oscuridad que encontremos...



107 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo