Buscar
  • Casa Negra

Fantasía erótica y su montaje dentro del cine.

Por: Karina Villada Ramírez y Jonathan Cruz Vera

La sexualidad, el erotismo y el amor van de la mano, trazando un puente entre ellos casi imperceptible pero fundamental para entender que todos son cómplices de un mismo deseo evolutivo, palpitante e inconsciente. Camaleónico tras el flujo de imágenes desarrolladas como pensamiento, la virtualidad que recrea escenas en la fantasía, en este caso ligadas al erotismo.


Dos teóricos del erotismo Bataille y Paz son claros al distinguir entre: erotismo y sexualidad siendo que difieren en algún punto en sus planteamientos, sin embargo reafirmo esta cuestión citando un apartado de ambos autores:

“La mera actividad sexual es diferente del erotismo: la prime- ra se da en la vida animal, y tal solo la vida humana muestra una actividad que determina, tal vez, un aspecto “diabólico” al cual conviene la denominación del erotismo”. (Bataille: 1997, 41)


“(...) el sexo es la raíz, el erotismo es el tallo y el amor la flor. ¿Y el fruto? Los frutos del amor son intangibles. Este es uno de los enigmas”. (Paz: 1997, 38)


Si bien la sexualidad refiere al ámbito físico y carnal del ejercicio amoroso y se concibe como la realidad sensible, física, corpórea, lugar fértil para el inicio de la pasión, ilusión y a su vez de la imaginación. Es aquí donde el gran ámbito del erotismo entra en juego, según nuestros teóricos el erotismo implica necesariamente trascendencia de la sexualidad a la imaginación y a la alteridad. En el erotismo interesa la sexualidad, no puede existir erotismo sin el trato físico y corpóreo de la sexualidad para trascenderla al juego virtual metafórico sustentado por la imaginación.


En su planteamiento Paz señala que el erotismo suspende, desvía o niega la función sexual: la reproducción supeditándola a la fantasía, de alguna manera podría afirmarse que el erotismo es la humanización de la sexualidad, sin que esta deje de estar presente en el juego erótico aunque este la altere, ósea lo erótico implica lo sexual. Otra característica es el papel del “otro”, pues el juego erótico comienza precisamente con la visión del cuerpo deseado.


Tras haber explicado esto, entendemos a la sexualidad como un ámbito físico (cuerpo) donde se detona el ámbito fantasioso a partir del otro. Siendo así, el cine ha mostrado y manejado este erotismo de diferentes maneras a lo largo del tiempo en diferentes largometrajes, desde saturar la película con escenas sexuales “Las Edades de Lulú”, hasta dando ligeras insinuaciones al acto sexual en “Wonder Woman” el erotismo a tenido un papel fundamental para la industria cinematográfica, incluso depende de la cantidad que muestre dicha película para llegar a ser clasificada y distribuirse a diferentes públicos.


Pero ¿Cómo el formato cinematográfico resuelve este hecho? ¿Cómo da a entender estos momentos eróticos en los personajes? y ¿Cómo afectan estos momentos a la trama de la historia?, recurriré a una breve descripción de una escena seguido por un pequeño análisis en especifico de la película “Demonio Neón” donde encuentro un desarrollo de una fantasía totalmente erótica. La escena inicia en un cuarto de una funeraria, el cuerpo pálido de una joven cubierto por una sabana dejando ver una enorme cicatriz en el pecho que llega hasta el cuello y con gruesas puntadas, a un lado está uno de los personajes secundarios llamada Ruby alistando instrumentaría para darle tratamiento al cuerpo, cabe mencionar que ella desarrolla un enamoramiento con la protagonista Jesse tras mirar el cuerpo, nota que tiene un cierto parecido a Jesse, duda unos cuantos segundos antes de subirse al cuerpo y empezar a besarlo con los ojos cerrados, empieza a deslizar sus manos con desesperación por el cuerpo, mientras esto transcurre, la escena es interrumpida por pequeños fragmentos de otra escena mostrando a Ruby en lencería acostada en un sillón rojo pasando sus manos por todo su cuerpo.


Esta escena de la película se sostiene de su montaje ya que al intercalar fragmentos de dos escenas diferentes da a entender que mientras el personaje besa al cadáver piensa en otra persona, visualiza el cuerpo de alguien más, esto queda más claro cuando enfatizamos los movimientos de las manos en ambos casos, mientras Ruby toca un pecho del cadáver, rápidamente vemos a Jesse pasar suavemente la mano sobre sus pechos. Podemos notar que la escena nos muestra intencionalmente la fantasía erótica del personaje en tiempo real, por así decirlo, ambos momentos fluyen al mismo tiempo.


La manera en la que “Demonio Neón” nos muestra la fantasía es diferente en comparación con otras películas tales como “La increíble vida de Waltter Mitty” donde el personaje principal se sumerge en la fantasía demasiado rápido, el panorama no cambia, los efectos especiales hacen un puente entre la realidad del personaje y la fantasía muy sutil y rápido, no es hasta llegar a las escenas de acción al estilo “héroe” dentro de la misma escena cuando percatas que el personaje está inmerso en la fantasía. Me es importante mencionar a la película de Ben Stiller no solo por la manera de presentar las fantasías del protagonista, si no por un factor constante presente en todos los momentos fantasiosos de Walter Mitty, en cada escena donde la fantasía lo envuelve, existe un detonante que desata la fantasía de algún modo ¿Acaso no fue el ladrido de un perro lo que llevo a Walter a lanzarse al edificio en llamas? ¿No fue la entrevista en la estación de radio lo último que escucho? Justo antes de fantasearse a sí mismo como estrella en una entrevista por la radio, si la fantasía en el formato cinematográfico inicia a través de un detonante como lo propone esta película, la sexualidad seria ese detonante pues, dentro de la película las fantasías después de ver a la señorita Cheryl Melhoff mostraron a un Walter héroe, capaz de todo por impresionar e impactar, una versión diferente no solo de Melhoff, también de el mismo.


Recopilando ideas anteriores, reconocimos a la sexualidad como el ámbito físico en su totalidad, punto de inicio para el erotismo y detonado por otro cuerpo deseado, esto aplicado al formato cinematográfico, se encontró coincidencias en lo establecido con Paz y Bataille. Sin embargo este modelo puede repercutir en huecos narrativos, existentes a partir de lo establecido en los párrafos anteriores. Es el caso de “Lolita” pues como bien sabemos, la trama de la película repercute en el deseo del padrastro pedófilo Humbert por conservar a su Lolita en la pequeña Dolores, No estoy afirmando que la película tenga deficiencias en cuanto a narrativa, pero tampoco podemos negar la posibilidad de que esa nueva personalidad y cualidades que el profesor crea a partir del físico de Dolores, se deba a constantes brotes de fantasía erótica que ayuden al crecimiento de ese romance con Lolita. No existe alguna escena en todo el largometraje de Adrián Lyne referente a la fantasía sexual, hubiera sido interesante ver el desgaste en las fantasías del profesor cuando dolores logra escapar gracias al hospital o incluso utilizar las fantasías eróticas para recalcar justo el momento en que Dolores deja de ser Dolores y empieza a ser Lolita.

231 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo