Buscar
  • Casa Negra

EL AUTORRETRATO DE LA MEMORIA EN EL CINE

Actualizado: 19 de ene de 2020

Por Juliana Santana Oviedo


“Naomi funciona como una bitácora en borrador, todas sus imágenes atesoran su memoria fílmica y vital, un inventario de imágenes inocentes, borrosas, veladas, inestables y reflejos, pero también grandeza, luminosidad, estabilidad, y movimiento.”


"El cine me ha permitido ser yo misma" lo menciona Naomi Kawase, una mujer que demuestra parte de su ser y sus memorias en cada película. Una directora de cine y escritora japonesa que toda su obra gira en torno a la vida íntima, la búsqueda de los orígenes, plantearse preguntas , pero lo más controversial <<la identidad>>.


En 1997 fue la cineasta más joven premiada de la historia del Festival de Cannes cuando ganó el Premio Cámara de Oro por su película Moe no Suzaku (Suzaku), su primer largometraje de ficción. Abandonada por sus padres creció con su tía abuela, y he aquí la respuesta del porqué toda su obra en gran parte tiene relación con sus padres.


En especial quiero enfatizar en “Embracing” y “Still of the water”, películas diferentes tanto en formato -documental y ficción- pero también por el lapso del tiempo 1992 y 2014, con una cosa en común: la relación con los padres.


Embracing, es un documental del año del 1992, que nos lleva simultáneamente a una búsqueda de su papá, que desde pequeña ella no ha tenido noticias sobre él. Es tan rápida la conexión, que a medida que ella va descubriendo información de él vamos uniendo poco a poco las piezas.


En el documental vamos descubriendo la vida de Naomi, sus fotografías de niña, su abuela, su madre adoptiva, y aquí es donde encontramos ausencias, y respuestas vagas, como razones por el cual nunca le permitieron ver a su padre.


Por supuesto, encuentros con ella misma y su entorno: el cielo, un ave, una araña, el agua. Dándonos a conocer todo lo que la rodea; una introspección reflejada en la naturaleza.

Una vez encuentra y acierta sobre la búsqueda de su padre, automáticamente descansamos, y habita un gran silencio, una contemplación intacta del entorno, y una expectativa que pronto lo verá. Lo que me sorprende de esta película es que no vemos lágrimas ni dolor interno, más bien sentimos ahogo, silencio, y observación. Naomi sufre en silencio, y sus película sutilmente demuestran eso, una catarsis de lo que ha vivido, a la vez expresar y contar una parte de su vida.


En esta película fue filmada con super 8, lo cual hay una saturación de ruido, hay muchas imágenes veladas, borrosas, la cámara en mano, ella y su cámara, sus reflejos en ventanas, espejos, agua; un autorretrato constante.


La angustia de Kawase se percibe en las conversaciones que tiene con sus allegados y también en el tratamiento de su propia imagen. Nos muestra desenfocada, filmándose a sí misma en un espejo, en una imagen que se centra en la cámara, posiblemente reconociéndose como su ancla personal. Esta película está hecha por collages de imágenes, diálogos e impresiones, vídeos caseros y diferentes tipos de formatos. La duda que parece atormentar a la directora, si debe o no reunirse con su padre, se plantea desde el primer momento, y a partir de ahí se desarrolla la justificación del anhelo insatisfecho (el acercamiento al padre) y la revelación de la relación con su tía abuela.


La contemplación de su vida interna, y de la naturaleza ha perdurado en ella, en el 2014, hace una película Still the Water, esta se ubica en la isla japonesa Amami-Oshima, cuya tradición sobre la naturaleza se mantiene intacta.


“El año pasado , mi querida madre adoptiva , la mujer que me crió en lugar de mis padres, que conocí, murió. Para los que se quedan, la muerte trae soledad e inquietud. Pero esta soledad nos enseña la ternura. Esto nos permite entender mejor el dolor de los demás y la calidez del corazón. Cuanto más profunda sea la soledad , mayor será la sensibilidad. Pero las reglas del universo trascienden nuestra soledad. Esta es la razón por la cual, aunque mi madre adoptiva ha muerto, el sol todavía se eleva y la luna sigue apareciendo. Esta es la grandeza, la grandeza de la naturaleza que deseo expresar en esta película al máximo…”


<< El ser humano no es el centro de todas las cosas, sino una parte de un ciclo en la naturaleza >>


“...Nuestra alma es compleja, vaga e impredecible. Con esta historia, yo espero ver a hombres y mujeres madurar hacia su contacto con ese dios llamado “naturaleza”. Que el tiempo gastado viendo esta película pueda enriquecer sus almas”.

Esta es la forma tan personal y poética que Naomi Kawase ha descrito las intenciones de su nueva historia. La isla también tiene que ver directamente con la directora, que descubrió hace algunos años que de ese lugar provienen sus ancestros, y quedó sorprendida de la adoración hacia la naturaleza, que es tratada como si fuera un dios. Aprendió que el mar es tratado como un país llamado “la fuente de la abundancia”, el lugar donde el alma va después de morir. El viaje la marcó por la forma como sus habitantes conviven en perfecta armonía con la naturaleza y entienden la muerte como una separación temporal.

Puso sus propias emociones bajo un microscopio, pero una que está en manos de un detective obsesivo y poseído en busca de rastros, pistas y señales, que podrían llevarla de regreso a su familia y, por lo tanto, a sí misma. Las primeras películas experimentales de Kawase son delicadas y fugaces, pero firmes, siempre enfocadas en el "yo".


Sin embargo en Still The Water aquí la imagen es más sólida, una mirada más madura, serena de un ambiente sonoro que envuelve con las olas del mar, todo el tiempo se siente la sensación de calidez, y la humedad, retratos interno de cada personaje, el cuadro paralelo de la muerte y ausencia de cada madre, una por una enfermedad la otra por un suicidio, da la sensación de que cualquier tipo de fallecimiento de una madre duele igual.

Que cada muerte trae consigo un cambio drástico internamente en el ser querido cercano, pero la naturaleza sigue su misma rutina y no para, la muerte también es el ciclo, así no sea prevista.


En esta entrevista Naomi nos menciona algo respecto sobre el lenguaje sobre lo intangible: “en el cine todo tiene que ver con la visión, pero también me refiero al proceso de edición. Los cambios muy sutiles, como la luz, transmiten el estado de ánimo, reflejan el estado o la memoria de una persona.”


De esta forma Naomi, nos rectifica que desde los recuerdos y la memoria podemos hacer cine, el autorretrato entre línea y directa es un arte conmovedor , de autoconocimiento, de una catarsis, como aquel que escribe sus emociones para desahogarse, en este caso es retratar y construir con una serie de imágenes las memorias que queremos transmitir y desbordar.


Ella ya no busca hacerle más preguntas a su madre adoptiva, sino hacerle un honor, por el cuidado, la paciencia, el amor, el perdón sobre esa relación tan lindo y caótica que probablemente tuvieron. Y es aquí como dos piezas tan diferentes una abre y la otra cierra el ciclo de la vida de su madre adoptiva.


Espero que logren interesarse por ambas películas y sobre el valioso trabajo de nuestra querida Naomi Kawase, una cineasta que debemos admirar tanto como lo hacemos con Lucrecia Martel.

“Yo filmo porque hay cosas que no puedo olvidar. Podría guardarlas en mi memoria. Pero necesito darle una forma a mis recuerdos.”


REFERENCIAS

Kawase, Naomi. (1992). Ni tsutsumarete (Embracing). Japón.

Kawase, Naomi. (2014) Futatsume no mado (Still the Water). Japón: Kumie

Lopez, J. (2008). El Cine En El Umbral Naomi Kawase. Madrid, España: T&B EDITORES

Still The Water, film de Naomi Kawase sobre la relación del hombre con la muerte y la naturaleza – Cannes 2014. Cine Vista Blog Recuperado de https://www.cinevistablog.com/still-de-water-film-de-naomi-kawaze-sobre-la-relacion-del-hombre-con-la-muerte-y-la-naturaleza-cannes-2014/

Ela Bittencourt . (2018). Interview: Naomi Kawase. FILM COMMENT. Film Society of Lincoln Center Recuperado de https://www.filmcomment.com/blog/interview-naomi-kawase/

132 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo